No preguntes a tu cuñado o por qué acudir a un asesor para conseguir la mejor hipoteca

Quieres comprarte una vivienda que cuesta 150.000 euros. Tienes pocos ahorros y no vas a tener más remedio que pedir dinero al banco. Tu primera reacción es acudir al director de tu sucursal para comentarle qué necesitas y preguntarle qué te puede ofrecer. Pero, como no dominas la materia, también te esfuerzas en hacer un trabajo de campo: preguntas a tus allegados y buscas por Internet cuáles son las mejores ofertas hipotecarias del momento, ya sea en las webs de diferentes entidades o a través de comparadores de hipotecas. Hasta tu cuñado opina, aunque no siempre sea lo más idóneo.

A priori, este orden de actuación parece de lo más lógico, aunque los expertos insisten en que no es el más adecuado para conseguir la hipoteca con las mejores condiciones posibles.

“Lo primero es consultar a un asesor hipotecario, siempre asegurándonos de que es sin compromiso alguno. Pero es algo que normalmente no se hace, ya sea por desconocimiento de su existencia o de la ayuda que nos puede prestar o porque directamente pensamos que sus verdaderos intereses estarán desalineados con los nuestros”.

Es muy frecuente que los clientes pierdan la oportunidad de conseguir el mejor precio del mercado (al menos, las mejores condiciones posibles según sus necesidades y perfil económico) por no contar con un asesor hipotecario. Y si lo consiguen por su cuenta es porque han dedicado mucho tiempo y esfuerzo en visitar varias entidades financieras para plantear su caso particular.

Así pues, entre las principales ventajas de contar con un asesor a la hora de buscar una hipoteca destacan la posibilidad de encontrar una oferta competitiva, poder olvidarse del papeleo y demás gestiones y tener sobre la mesa otras alternativas si fracasa nuestro plan inicial. Recopilamos  cuáles son las principales razones para dejar el proceso en manos de un profesional:

Te explica el proceso y acelera las gestiones. Como su propio nombre indica, el asesor debe explicarte al detalle en qué consiste el proceso de solicitud y contratación de un préstamo para la adquisición de una vivienda para que entiendas cuáles son los pasos a dar y qué tipo de documentación te pedirá el banco. Esta ayuda te ahorrará dinero y tiempo en visitar tu sucursal con papeles pendientes.

Te recomienda. La figura del asesor no solo te sirve para conocer y sacar adelante el proceso, sino que también intentará conocer tu situación económica y decirte cuáles son tus posibilidades reales de conseguir una hipoteca según las condiciones del mercado en ese momento, si cree que la mejor opción es una hipoteca a tipo fijo o variable, y si en tu caso compensa o no contratar alguna vinculación como los seguros o las tarjetas a cambio de mejorar las condiciones del préstamo. “También nos deben contar nuestros puntos fuertes y débiles, de tal manera que si luego queremos ir directamente a los bancos sabremos qué nos van a preguntar y cómo argumentar situaciones específicas, como por ejemplo un cambio de trabajo reciente”.

Te propone alternativas. Si se tuercen los planes iniciales y tu perfil no encaja con las exigencias que plantean los bancos en ese momento, el asesor te propone soluciones. Entre las más comunes están la aportación de más efectivo, la posibilidad de tener avalistas o ajustar el precio de compra a lo que realmente te puedes permitir.

Te permite ahorrar. Los asesores trabajan constantemente con los bancos y llevan a cabo un elevado volumen de operaciones, por lo que suelen tener acceso a mejores condiciones que los clientes particulares, ya sea a través de los acuerdos globales que pueden alcanzar con las entidades o de la negociación concreta para cada cliente. Para el futuro hipotecado, tener un préstamo sujeto a unas condiciones más ventajosas que la media del mercado puede suponer un importante ahorro a lo largo de la vida del mismo.

Se encarga de las gestiones. Otra de las ventajas es que te puedes ahorrar las gestiones. El asesor se puede encargar de gestionar la solicitud con un amplio abanico de bancos, lo que evita el esfuerzo, tiempo y dinero de realizar múltiples fotocopias, concertar citas con las entidades y tener que explicar varias veces cuáles son nuestras necesidades y situación financiera.

Cómo buscar y contratar a un asesor

Lo primero que se debe tener en cuenta es que la figura del asesor hipotecario está regulada y registrada por el Instituto Nacional de Consumo (y en breve lo estarán por el Banco de España), deben ser totalmente transparentes en la comunicación de sus servicios y los honorarios que pueden aplicar. Por tanto, hay que preguntar si el servicio es gratuito o si se va a cobrar algo. “Dicho de otro modo, si nos asesoran y buscan varias hipotecas, pero finalmente nosotros encontramos por nuestra cuenta otra mejor, no nos deberían cobrar nada (y esto nos lo deben mandar por escrito), así que es un servicio que merece la pena aprovechar desde el principio porque no perdemos nada y podemos ganar mucho”.

Otro dato a tener en cuenta es el coste del servicio de asesoramiento y gestión prestado: hay intermediarios que ofrecen el servicio gratuito, y otros que llegan a cobran comisiones que pueden alcanzar el 3%-4% del importe del préstamo, lo que supondría hasta 4.800 euros para una hipoteca de 120.000 euros.

“Debemos elegir aquel que nos dé el mejor asesoramiento a un precio adecuado para no pagar al asesor más de lo que nos ahorramos con su hipoteca. Con todo, el consejo es utilizar los servicios de un asesor desde el principio para que nos ofrezca la mejor hipoteca que nos pueda conseguir y en paralelo nosotros buscar por nuestra cuenta para quedarnos con lo que realmente buscamos: la mejor hipoteca posible”.